Dolor de espalda baja: síntomas, diagnóstico y tratamiento

Imagen de Dolor de espalda baja: síntomas, diagnóstico y tratamiento

¿Crees padecer de dolor de espalda baja?

La columna vertebral lumbar, o espalda baja, es una estructura perfecta que interconecta huesos, articulaciones, nervios, ligamentos, y músculos para que todos trabajen en conjunto y se proporcionen soporte, fuerza, y flexibilidad. No obstante, esto deja a esta estructura susceptible a una lesión o al dolor de espalda baja.

Para entender este tema tan complicado, este artículo presenta un modelo para entender los síntomas, hallazgos físicos, estudios de imagen y técnicas de inyección para concluir un diagnóstico preciso.

Una vez teniendo el diagnóstico del dolor de espalda baja, las opciones de tratamiento pueden ser seleccionadas en base a las mejores prácticas médicas de hoy en día.

La columna lumbar, ¿qué puede estar mal?

La espalda baja soporta el peso de la parte superior de su cuerpo y proporciona movilidad para los movimientos cotidianos como torcerse y agacharse. Los músculos en la espalda baja son responsables por flexionar y rotar la cadera mientras caminas, así como soportar la médula espinal. Los nervios en la espalda baja proporcionan poder y sensación a los músculos en la pelvis, piernas y pies.

La mayoría de las veces, el dolor de espalda baja agudo resulta de una lesión en los músculos, ligamentos, articulaciones o discos. El cuerpo también reacciona a una lesión movilizando una respuesta de inflamación de sanado. Mientras que la inflamación suena como algo sencillo, puede causar un dolor de espalda baja muy severo.

Hay un solapamiento significativo del suministro de los nervios a muchos de los discos, músculos, ligamentos y otras estructuras espinales, y puede ser muy difícil para el cerebro sentir con precisión cuál es la causa del dolor de espalda baja. Por ejemplo, un disco lumbar roto o degenerado puede sentirse igual que un músculo estirado (ambos creando un espasmo muscular doloroso e inflamación en la misma área). Los músculos y ligamentos sanan rápido, mientras que un disco roto puede no hacerlo.

Rango de síntomas del dolor de espalda baja

El dolor de espalda baja puede incorporar una gran variedad de síntomas. Puede ser leves y un poco molestos o pueden ser severos y debilitantes. El dolor de espalda baja puede empezar sorpresivamente, o puede comenzar lentamente (posiblemente yendo y viniendo) y puede empeorar con el paso del tiempo.

Dependiendo de la causa subyacente del dolor, los síntomas pueden experimentarse en una variedad de formas, por ejemplo:

  • El dolor puede ser leve o intenso, contenido en la espalda baja.
  • El dolor puede ser punzante, con sensación de quemazón, que se mueve de la espalda baja hasta la parte trasera de las ingles, algunas veces hasta las piernas o pies; y puede incluir adormecimiento u hormigueo.
  • Espasmos musculares y tensión en la espalda baja, pelvis y cadera.
  • Dolor de espalda baja que empeora después de sentarse o pararse por un periodo prolongado.
  • Dificultad para estar de pie derecho, caminar, o ir de la posición de parado a sentarse.

Además, los síntomas del dolor de espalda baja son usualmente descritos por tipo y duración.

  • Dolor agudo. Este tipo de dolor viene de forma sorpresiva y dura por días o semanas, y es considerado una respuesta normal del cuerpo a una lesión. El dolor gradualmente mejora hasta que el cuerpo sana.
  • Dolor de espalda baja sub-agudo. Dura de 6 semanas a 3 meses. Este tipo de dolor es usualmente mecánico en naturaleza (tal como un esguince o dolor de articulación), pero es prolongado.
  • Dolor de espalda baja crónico. Usualmente definido como dolor que dura más de meses, este tipo de dolor usualmente es severo, y no responde a tratamientos iniciales.

Tipos de dolor de espalda baja

Hay muchas formas de categorizar el dolor de espalda baja, dos tipos comunes incluyen:

  • Dolor mecánico. Por mucho, la causa más común de dolor de espalda baja, es dolor principalmente en los músculos, ligamentos, articulaciones o huesos alrededor de la espalda. Este dolor comúnmente se localiza en los glúteos o en la parte superior de las piernas.
  • Dolor radicular. Este tipo de dolor puede ocurrir si la raíz de un nervio espinal se inflama. Su sensación es la de un dolor punzante, eléctrico o de quemazón. Se siente comúnmente en un lado del cuerpo.

Causas del dolor de espalda baja

Comúnmente, problemas mecánicos y de tejido blando son las causas del dolor de espalda baja. Estas lesiones pueden incluir daño en los discos vertebrales, compresión de los nervios, y movimiento inapropiado de las articulaciones espinales.

La causa más común

La causa simple más común del dolor de espalda baja es un desgarro o calambre de músculo y/o ligamento.

Torceduras y/o esguinces

Una torcedura o esguince de espalda baja puede pasar sorpresivamente, o puede desarrollarse lentamente con el tiempo de movimientos repetitivos.

Las causas comunes de una torcedura o esguince incluye:

  • Cargar objetos pesados.
  • Movimientos repentinos que ponen mucho estrés en la espalda.
  • Malas posturas.
  • Lesiones deportivas.

Causas de dolor crónico en la espalda baja

El dolor de espalda baja se considera crónico cuando dura más de tres meses y excede el proceso de sanación natural del cuerpo.

Las causas comunes incluyen:

Causas menos comunes del dolor de espalda baja

Aunque es muy poco común, el dolor de espalda baja también puede ser causado por:

  • Infección.
  • Tumor.
  • Enfermedad autoinmune.

Síntomas que requieren atención inmediata

Algunas veces, el dolor de espalda baja puede ser señal de una condición médica subyacente muy severa. Personas que experimentan los siguientes síntomas deberían de buscar atención médica inmediatamente.

  • Pérdida del control de la vejiga y el intestino.
  • Pérdida de peso reciente que no se debe a cambios en el estilo de vida, tal como dieta o ejercicio.
  • Fiebre y escalofríos.
  • Dolor abdominal severo.

Diagnóstico

Para obtener un diagnóstico acertado, el doctor utilizará las siguientes herramientas.

Historia clínica del paciente

Antes de iniciar un examen físico, se le solicitará información al paciente. Las preguntas normalmente van enfocadas a obtener la siguiente información.

  • Información sobre síntomas actuales.
  • Nivel de actividad.
  • Hábitos de sueño.
  • Postura.
  • Lesiones.

Las respuestas a estas preguntas le ayudarán a su doctor a tener una perspectiva más amplia del problema.

Examen físico

El objetivo del examen físico es el de disminuir la cantidad de causas posibles del dolor. Un examen físico típico incluye una combinación de los siguientes pasos:

  • Palpación. El doctor palpará con la mano la zona del dolor.
  • Examen neurológico. Lo que incluye examen del movimiento.
  • Prueba de rango de movimiento.
  • Prueba de reflejos.
  • Prueba de levantamiento de piernas.

Pruebas de imagen

Un escaneo de imagen es necesario algunas veces para obtener más información del dolor. Uno de estos exámenes puede indicarse si el dolor no baja después de dos o tres meses, y no mejora con tratamientos no quirúrgicos.

Tratamientos tempranos para el dolor de espalda baja

Todo tratamiento para el dolor de espalda baja debe ir enfocado a las necesidades individuales del paciente.

Cuidado personal

Los remedios básicos aplicados en casa pueden ser útiles para tratar dolor leve o agudo que se deriva de una torcedura o esguince, así como reducir los efectos del dolor crónico y severo. Estos métodos incluyen:

  • Descanso por un periodo corto.
  • Modificación de actividades cotidianas.
  • Terapia de hielo/calor.
  • Medicamentos de venta libre.

Ejercicios para el dolor de espalda baja

La terapia física es parte usualmente del régimen del dolor de espalda baja. Los tipos de ejercicios utilizados para rehabilitar la columna incluyen:

  • Estiramientos.
  • Ejercicios de fortalecimiento.
  • Aerobics de bajo impacto.

Tratamientos NO quirúrgicos para el dolor de espalda baja

El objetivo de los tratamientos médicos es reducir el dolor, pero estos tratamientos no cambian la causa de la fuente del dolor. Un doctor recetará los tratamientos médicos en conjunto con un programa de terapia física u otro régimen.

Los tratamientos médicos incluyen:

  • Relajantes musculares.
  • Medicamentos para el dolor que requieren de receta médica.
  • Fajas.
  • Inyecciones de esteroides epidurales.

Cirugía para el dolor de espalda baja

La cirugía puede ser considerada para el dolor severo de espalda baja que no mejora después de 6 a 12 semanas con tratamientos no quirúrgicos. Casi siempre es decisión del paciente tener la cirugía de columna, y sólo en situaciones raras la cirugía se realiza de forma inmediata.

Algunos factores a considerar antes de tener cirugía de columna incluyen:

  • Habilidad para funcionar en la vida cotidiana.
  • Estilo de vida y el proceso de recuperación.
  • Tipo de cirugía.
  • Salud mental del paciente.

Cirugías de descompresión

Una cirugía de descompresión remueve cualquier cosa que esté presionando la raíz del nervio de la columna vertebral, lo cual puede incluir una porción de un disco herniado o un brote de hueso. Una cirugía de este tipo puede realizarse a cirugía abierta, o con técnicas mínimamente invasivas con incisiones relativamente pequeñas.

Fusión de columna lumbar

Una cirugía de fusión básicamente remueve el tejido blando entre dos o más huesos vertebrales adyacentes y los reemplaza con hueso o metal. Este tipo de cirugía se recomienda en casos de espondilitis, fractura, deformidad, enfermedad degenerativa de disco, y estenosis. También los tumores y las infecciones son tratados con esta cirugía.

Conclusión

El dolor de espalda baja muchas veces no es algo serio, sin embargo, existen algunas condiciones que requieren de cuidados especiales. Siempre es importante acudir con un especialista para descartar un problema serio. Acude con un neurocirujano o un especialista de columna vertebral para ser atendido correctamente.

adminDolor de espalda baja: síntomas, diagnóstico y tratamiento